David Moya

Entrenador personal y experto bursátil.

David Moya

De cómo un economista se transformó en entrenador deportivo.

En esta ocasión hablamos con David Moya y nos invita a participar de un entrenamiento en la piscina con él.

Su caso es un tanto particular. Se licenció en administración y dirección de empresas, especializándose en  Bolsa y Mercados Financieros en la Universidad de Valencia, etapa de la que conserva grandes amistades y un gran conocimiento de los entresijos de la economía. Pese a haber tenido varias experiencias profesionales, siempre su vida ha estado unida al deporte desde bien pequeño. Así que decidió dar un cambio, dejar los números a un lado y dedicarse de lleno a lo que verdaderamente le apasionaba, el deporte y el bienestar. Para David la salud es capital y cita que “por error las personas parecemos valorarla cuando empieza a debilitarse”.

No es una persona de miras cerradas y no se centra en un tipo de modalidad específica “sino que mi plan de trabajo recoge un concepto más amplio buscando lo que a mi entender es la salud, sencillamente un equilibrio mente-cuerpo”.

En su pasado cercano ha trabajado dentro de proyectos que comparten sus principios de salud. Entre ellos el centro de salud INVASA (Instituto Valenciano de la Salud) donde además de trabajar directamente con personas tuvo la oportunidad de seguir desarrollando paralelamente su formación como profesional del deporte.

Ha colaborado, entre otros, en un proyecto muy ambicioso: el buscador web entrenar.me “donde se respira un ambiente de deporte, bienestar y salud por todos lados”  Visita obligada para todo deportista…

También ha trabajado con algunas marcas del sector, actualmente Miau Originals “una firma joven y moderna con la que estoy encantado de poder hacerlo”.

Se siente plenamente satisfecho de donde está ahora mismo. “Tengo el convencimiento de estar haciendo lo que me gusta, ayudar a las personas a ganar en calidad de vida, aprender de cada una de ellas y desarrollar relaciones que me hagan crecer como profesional y principalmente como persona”

Desde bien pequeño comenzó a practicar la natación y fue una buena forma de conseguir unos ingresos en sus primeros años. Empezó trabajando con dieciséis años como socorrista y dando clases de natación, tarea que prolongó durante su etapa universitaria.

Le encanta nadar. Según su criterio la natación conlleva una cierta complejidad técnica pero con voluntad y disciplina es un deporte bastante adictivo. “Es una relación directa con el agua. No concibo la idea de nadar con música, dejas de prestar atención a lo que te ocupa, qué mejor sonido que el del propio agua”.

Recomienda cualquier piscina equipada para el entrenamiento, y nos invita a la de su localidad, San Antonio de Benagéber (Valencia-España) donde entrena semanalmente y que reúne todas sus necesidades para cualquier momento del año, ya que dispone de una cúpula desplegable. Él mismo la inauguró como monitor.

Para entrenar utiliza siempre bañadores sport, “busco la comodidad y ligereza. Es esencial”.

El lugar más especial en dónde ha nadado hasta la fecha para Moya es sin duda la isla de Kuanidup, del archipiélago panameño de San Blas. “Es una isla no más grande que una cancha de baloncesto”.

Le encantó escuchar por primera vez el completo silencio, aislado completamente de todo, y poder nadar entre islas sin ningún sobreesfuerzo. Utilizaría un Smart Short “pero no el negro -el sol es duro-“.

“Imposible borrar de mi mente su amanecer y atardecer, innombrable.”

Las colecciones Beach Low Rise y Sport Briefs le transmiten “comodidad, producto al detalle y de calidad. Valoro la gran variedad de modelos, colores y estampados muy cuidados. Sientes que llevas un producto que te define, lejos de lo estándar”.

“Cualquier persona deportista que mantenga una forma física saludable debe encontrarse cómodo e identificado con la marca Miau”. “Regalaría un modelo Sport de color divertido y alegre a mi compañero de piscina y mejor amigo Alfonso. Usa bañadores muy aburridos -Jaja-“.

La natación le provoca recuerdos de cine, a Leonardo Di Caprio en el film “La Playa” rodada en Maya Bay de Tailandia, “Creo que a todos nos sorprendió la belleza de ese lugar. Parecía ficción”.

Si tuviera que elegir un destino sería Wellington. La capital neozelandesa le seduce porque “sinceramente, aprecio mucho cualquier ciudad que tenga costa y a su vez me ofrezca montaña y naturaleza infinita donde perderme”.

Recomendaría nuestra marca a todo deportista de agua, que disfrute nadando y haga de su entrenamiento o momento de baño algo único.

Gracias David.

Illustration by:
Compartir:
No tienes permiso para registrarte